Al menos en salud, PEMEX va muy bien (Dicen)

165 veces ha sido visto hoy:

El director general de Pemex, José Antonio González, tendrá este martes la oportunidad en la Cámara de Diputados de refutar todo tipo de falacias, algunas de corte meramente político para zaherir al gobierno, y otras interesadas en crear un clima propicio para la eventual privatización de sus áreas vitales.

La última embestida tiene la pretensión de crear la falsa percepción de que la empresa productiva del Estado gasta más en la salud de sus trabajadores que otras instituciones del sector, incluido el Instituto Mexicano del Seguro Social, entidad que González dirigió antes de llegar a Pemex, o empresas petroleras de otros países.

Se trata de una mentira fácil de rebatir con datos duros.

He aquí la realidad: el presupuesto de Pemex para atender en 2016 a todos sus derechohabientes, 747,036 mexicanos más sus dependientes, es de 11 mil millones 824 millones de pesos; si esta cantidad se divide entre el total de los trabajadores arroja un gasto per cápita de 42 mil 48 pesos con 74 centavos, pero si se considera al total de derechohabientes (cada trabajador tiene un 2.73 dependientes en promedio) asciende a sólo 15 mil 828 pesos con 8 centavos.

Comparado con 2015, el gasto de Pemex con respecto al IMSS sería menor por unos 2 mil 15 pesos con 92 centavos.

La información publicada para exhibir a Pemex como una empresa que despilfarra en la salud de sus trabajadores se basa únicamente en el total de trabajadores en activo, jubilados y post mortem, y no toma en cuenta a sus dependientes. Sólo así se le puede comparar con el IMSS.

En 2015, por ejemplo, el gasto de Pemex en la salud de sus trabajadores y dependientes fue de 17 mil 296 pesos con 36 centavos; 547 pesos con 64 centavos menos que el IMSS.

También es falsa la aseveración de que resultaría más barato que Pemex confíe a empresas aseguradoras privadas la salud de sus derechohabientes. La empresa ya realizó un ejercicio comparativo con GNP y AXA y el resultado fue que el costo de esas empresas por individuo sería de 22 mil 45 pesos con 7 centavos, mientras que el sistema de salud de la petrolera lo realiza por 12 mil 85 pesos con 9 centavos; la diferencia es  de 9 mil 293 pesos con 17 centavos per cápita.

A la vista salta que el peor negocio que Pemex podría hacer sería entregar su servicio de salud a las aseguradoras, esto sin contar los temas adicionales en esta materia que contempla en Contrato Colectivo de Trabajo con el sindicato petrolero.

De hecho, los servicios de salud de Pemex son más baratos que los de empresas petroleras de otros países. Por ejemplo, BP gasta anualmente 10 mil dólares por trabajador; Shell, 5 mil; Chevron 6 mil, y Exxon, 9 mil. Al tipo de cambio de 17.5 pesos por dólar, BP gasta 175 mil pesos; Shell 87 mil 500; Chvron 105 mil y Exxon 157 mil 500, en tanto que el gasto de Pemex, considerando a todos sus derechohabientes, es, como ya se dijo, de 15 mil 828 pesos con 8 centavos, y aún si sólo se tomara en cuenta a los trabajadores en activo sería de 42 mil 48 pesos con 74 centavos.

Lo cierto es que en materia de salud Pemex tiene una gran ventaja competitiva ante otras empresas petroleras.

Si se toman en consideración el llamado ‘capítulo de servicios personales’, la empresa productiva del Estado gasta 17 mil 142 pesos con 83 centavos por derechohabiente (incluidos los 2.73 dependientes por trabajador), lo que significa que el costo familiar es de 46 mil 799 pesos con 92 centavos.

Por otra parte, en México el gasto público en salud fue de un mil 48 dólares per cápita, mientras que el de Pemex fue de 979 dólares con 54 centavos; es decir, el gasto de la empresa petrolera está muy por debajo de la media de la OCDE que lo estima en 3 mil 484 dólares.

Pero lo más importante, ninguna empresa de salud podría otorgar los servicios especializados que el área de salud de Pemex otorga a sus trabajadores.

(15)

¿Tú que opinas de esto?

Comentarios